IMÁGENES EXCLUSIVAS:

EDUCAR DESDE EL MIEDO Y LA VIOLENCIA (ISIS)

Durante mucho tiempo se ha hablado sobre las barbaridades cometidas por el Estado Islámico. Un Islam llevado al extremo del cumplimiento, hace que las acciones del ISIS tengan su origen en el libro sagrado de la religión musulmana. Si somos sinceros con nuestra reflexión, debemos reconocer que lo que este grupo extremista islámico está realizando, es llevar hasta las últimas consecuencias la literalidad del Corán.

¿Porqué decimos esto? Porque si no reconocemos la verdad, difícilmente se pueden buscar soluciones a los problemas que surgen de estos conflictos. Por ello, ante la evidencia de una conexión literal del Corán y las acciones de este grupo armado, se hace urgente y evidente una interpretación más actual y contemporánea del libro del Islam. La unión del Corán con la vida cotidiana de los musulmanes dentro de la realidad actual y de unos Derechos Humanos básicos, rompería la unión del Corán con los extremismos islámicos sacados de otras épocas y otros mundos.

En medio de este debate surgen situaciones dramáticas que demuestran que hay que erradicar toda interpretación violenta por parte de cualquier religión. Prueba de ello son los muchos proyectos que realiza Solidaridad Internacional Trinitaria. En medio de estos viajes, se han descubierto formas de islamización extremo realizadas por el autodenominado Estado Islámico. Es decir, la interpretación errónea de que la religión va unida a la violencia.

Se ha hablado mucho de la manera de educar y catequizar de estos grupos islámicos, aunque quizás no se habían encontrado pruebas. El SIT muestra que estas catequesis y enseñanzas islámicas son verdaderas. Para los grupos terroristas, la islamización extrema empieza desde los primeros años de la educación, desde los más básicos conceptos de enseñanza. La familiarización con los instrumentos de terror y muerte debe estar siempre presente en la formación de los niños. Las dinamizaciones pedagógicas van siempre unidas a las formas y estructuras militares de terror. Las deserciones o “suspensos” en sus calificaciones, están penadas por los mismos sufrimientos que estos niños deberán causar en el futuro.

No sirve para nada parar la guerra si estamos educando para la guerra. No sirve para nada hablar de paz si crecemos en medio de la violencia. En el futuro tendremos paz si los que serán el futuro sabrán lo que significa esta palabra. Si no es así, no nos deberá extrañar que los libros sigan utilizando imágenes y ejemplos de violencia para educar y formar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *