sit.internazionale.web@gmail.com

Cristianos perseguidos en Nigeria

Los cristianos de Nigeria viven en una pesadilla constante. Según datos de varias ONGs y de la Agencia Católica de Informaciones (ACI), el país se ha “convertido en un campo de exterminio para cristianos indefensos” porque, además de los miembros del clero, al menos 350 cristianos fueron asesinados en los primeros dos meses de 2020. La mayoría de los crímenes, exactamente 250, fueron cometidos por los pastores yihadistas fulani, mientras que Boko Haram y los bandidos de carreteras son responsables de las 100 muertes restantes, recoge el informe.

Por otro lado, la Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Estado de Derecho (Intersociety) indicó que 620 cristianos nigerianos han sido asesinados desde el comienzo del año 2020. Así mismo, los sacerdotes y clérigos están en el punto de mira y cada vez la cifra de asesinatos a los religiosos es mayor.

Por su parte, ni el Gobierno ni el cuerpo de seguridad hacen nada. El informe explica que “con las fuerzas de seguridad del país y los actores políticos interesados mirando hacia otro lado o en connivencia con los yihadistas” es imposible proteger a los cristianos nigerianos. “Las iglesias son recintos amurallados, con alambres y guardas en las puertas con kalashnikovs. Es la propia Iglesia la que tiene que defenderse, porque el gobierno no hace lo suficiente”, explica Javier Menéndez Ros, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

El sacerdote nigeriano, Kenneth Iloabuchi, está seguro de que “no hay ninguna duda de que es el país más letal para los cristianos”explica, “es una situación increíble y muchos han perdido la vida. El gobierno no hace lo suficiente y no tenemos mucha confianza en ellos, porque sabemos que es difícil”.

Por ello, el SIT tiene un compromiso con el país y ha puesto en marcha proyectos de alimentación y escolarización. Hay miles de niños desplazados y sin recursos y la educación es una vía para mejorar el presente y futuro de Nigeria.

Traductor