sit.internazionale.web@gmail.com

Los cristianos denuncian el cese en la investigación de los atentados de Pascua de 2019 en Sri Lanka

En Sri Lanka se sigue sin aclarar qué pasó en los atentados de hace dos años donde el terrorismo destruyó tres iglesias y cuatro hoteles, dejando un total de 280 muertos y casi 600 heridos.

El mes pasado, los católicos izaron banderas negras para mostrar su indignación por la escasa e insuficiente respuesta gubernamental al ataque terrorista contra las iglesias aquel domingo de Pascua, recogió Infocatólica de Asia News.

Actualmente, no hay ningún avance en la investigación para esclarecer la verdad sobre las masacres. Sin embargo, el Departamento de investigación de crímenes pasa días enteros interrogando a un sacerdote que representa a las víctimas. Es lo que denuncia el padre Cyril Gamini Fernando, miembro del Comité Nacional de Justicia para las víctimas. El sacerdote se negó a comparecer, por tercer día consecutivo, para ser sometido a un interrogatorio. Fue convocado tras la denuncia presentada contra él por el director del Servicio de Inteligencia del Estado (SIS, los servicios de seguridad de Sri Lanka), el general de división Suresh Sallay.

A las reacciones verbales, se sumó una denuncia contra el sacerdote. Fernando respondió: “El ex fiscal general Dapula de Livera habló de un grave complot detrás de los atentados de Semana Santa. Sin embargo, ni el Departamento de Investigación Criminal ni la policía ahondaron en ello. A pesar de las claras recomendaciones de la Comisión Presidencial de Investigación, nadie ha actuado. Por el contrario, en vez de movilizarse, interrogan a las víctimas. Ya han pasado dos años y medio y no se ha llegado a la verdad. Es totalmente injusto comportarse de este modo”.

En una fecha tan señalada para la comunidad cristiana como es la Pascua, los terroristas suelen actuar para hacer el mayor daño posible. Es totalmente necesario que se investiguen y se juzguen acciones de esta gravedad para persuadir a este tipo de grupos radicales a volver a atacar a las minorías cristianas cuando están reunidas.

Traductor