Un informe del Centro Europeo para la Ley y la Justicia revela que muchos cristianos son perseguidas por su fe

El Centro Europeo para la Ley y la Justicia (ECLJ) ha publicado un nuevo informe que aborda la persecución de los musulmanes que se convierten al cristianismo en Europa y más concretamente en Francia.

El pasado mes de julio, el ECLJ bajo el título “La persecución de cristianos ex-musulmanes en Francia y Europa” documentó que hasta 30.000 personas pueden sufrir algún tipo de persecución en Francia por haber abandonado el islam y abrazado la fe cristiana. Las cifras se basan en estadísticas de la Conferencia Episcopal Francesa, que estima en 300 el número de ex-musulmanes que se bautizan en la Iglesia Católica anualmente.

En el citado informe se cuestiona las medidas y acciones que se están llevando a cabo desde los responsables de asociaciones francesas, belgas, austriacas e inglesas dedicadas a cuidar a los musulmanes que abandonan el islam para adherirse al cristianismo. Para llevar a cabo el estudio también se realizaron entrevistas a los nuevos conversos. Las entrevistas permitieron recoger el ejemplo de cientos de casos y constatar la persecución y vulneración de derechos fundamentales en relación a los nuevos conversos.

En esas entrevistas se descubrió que las persecuciones son variadas y diversas: desde vulneraciones físicas, a psíquicas o psicológicas. El informe explica que muchas personas sufren desprecio y, en ocasiones, son atacadas dentro de sus propias familias cuando anuncian su conversión, e incluso pueden ser expulsadas de su hogar. Para las mujeres, la violencia puede ser aún peor. Las mujeres pueden ser forzadas a casarse, violadas o enviadas al país de origen de la familia.

Además de la persecución dentro de su propia familia, los conversos sufren intimidación y amenazas en los círculos sociales, robos y agresiones físicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.